Cualquier escalador sabe que progresar como deportista y escalar cada vez vías más duras y más grado exige una gran dedicación y mucho tiempo. Pero, ¿Qué ocurre si el sector de escalada más cercano donde tienes tu proyecto está a un día de viaje (o más) de distancia, tienes un trabajo a tiempo completo (40 horas semanales) y además tienes compromisos familiares?

¿ES POSIBLE ESCALAR A ALTO NIVEL CON UN TRABAJO A JORNADA COMPLETA?

Personalmente, aunque soy escalador, yo no vivo para escalar, tengo un negocio que sacar adelante y una vida más allá de “escalar”, mi día a día no es el de un chaval de 16-18 años y su única preocupación es entrenar y ganar lo justo para escalar. Tengo días donde trabajo 15h al día, semanas donde apenas veo el sol o problemas de trabajo y familia como cualquier otra persona, pero eso no es una excusa. A pesar de todo esto, cada año sigo escalando vías cada vez más duras, subo de grado, levanto más peso en dominadas, peso muerto, sentadilla y no me siento estancado.

Pero el protagonista de este artículo no voy a ser yo. Hoy te presento a una persona real. El protagonista es Raúl, un escalador al que he tenido la suerte de poder entrenar y cumple con muchas de las características mencionadas anteriormente. Si eres como Raúl, entonces consuélate sabiendo que es posible escalar lo mejor que puedas sin la necesidad de tener 18 años, no tener hijos y/o ser un escalador olímpico. Esta claro, que todas estas cosas, es decir, disponer de más tiempo ayuda, pero no tenerlo, no es una excusa (con esto no estoy quitando el mérito a ningún escalador olímpico ni chaval de 18 años eh).

Este es un mensaje de “Hey, este tío tiene una vida como la de cualquier otra persona y se levanta a las 6 de la mañana porque sabe que, si no trabaja por lo que quiere, las cosas no van a caerle del cielo”.

Todo el proceso con Raúl duró ocho meses (como puedes ver, no se consiguen grandes cosas de la noche a la mañana) y el período coincidió con uno de los períodos laborales más ocupados de su vida. ¿Quieres saber cuál fue la estrategia que utilizamos con Raúl y que hizo que consiguiera encadenar varias vías de octavo grado en ocho meses? A continuación, te dejo algunas recomendaciones que te pueden ayudar a seguir progresando si estás en esta situación.

1.- TEN UN PLAN

No planificar tu entrenamiento es un plan perfecto para CAGARLA. Directo pero sincero.

¿Quieres escalar de manera recreativa y cada día hacer un entrenamiento distinto sin orden ni sentido? Adelante hazlo, seguramente por el simple hecho de “escalar” algo mejorarás, pero llegará un momento en el que te estancarás, tendrás una lesión y no sólo eso, estarás perdiendo tu tiempo y dinero.

Lo siento, pero realizar frecuentemente un entrenamiento que no se adapte a tus propias necesidades te puede hacer bastante más mal que bien.

Si no notas grandes mejoras y tienes que parar de entrenar porque las lesiones o el dolor son más habituales de lo que quisieras, es más que probable que estés exigiendo a tu estructura algo para lo que no está preparada.

Al tener poca disponibilidad es importante que el tiempo que le dediques a entrenar sea eficaz y no lo tires a la basura. Si quieres ser cada vez mejor escalador, la mejor solución es que planifiques tu entrenamiento, de esta forma conseguirás:

1.- Saber desde dónde partes.
2.- Conocer tus aspectos a mejorar.
3.- Saber que tienes que hacer cada día para mejorar.
4.- Evaluar la progresión.
5.- Reducir el riesgo de lesión.
6.- Entrenar de manera seria y organizada.
7.- Conseguir tus objetivos.
8.- Entrenar de manera eficaz sin perder el tiempo.

Y cuando hablo a planificar, me refiero a planificar todo lo relacionado con la escalada que te pueda ayudar a mejorar. No cometas el error de dejar cabos sueltos o destinados al azar. Cuando un escalador se sienta a planificar su entrenamiento, suele tener en cuenta los factores de rendimiento que tiene que trabajar en el rocódromo, fuerza máxima de agarre, musculatura de tracción, etc. Pero hay un aspecto clave que no se suele tener en cuenta y que pasarlo por alto hará que tus entrenamientos no valgan para nada y estés perdiendo el tiempo.

Te hablo de la PROGRAMACIÓN DE LAS SALIDAS A ROCA, por regla general las personas suelen trabajar de lunes a viernes y por lo tanto pueden escalar en roca los fines de semana. Si haces los cálculos y cuentas todos los fines de semana que hay al año salen 88 DÍAS DE ESCALADA EN ROCA, más unos 15 días de vacaciones 103 DÍAS DE ESCALADA EN ROCA. A eso hay que restarle unos 10 días de mal tiempo, más 4 de compromisos, más otros 4 de enfermedad o cansancio, en total se quedarían en 85 DÍAS DE ESCALADA EN ROCA, en el mejor de los casos.

Puede parecer mucho pero no lo es, sobre todo si tienes objetivos tan ambiciosos como subir de grado. Por lo tanto, programar las salidas a roca en base a tu entrenamiento semanal es crucial para saber cuando puedes trabajar en tu proyecto, cuando te toca hacer volumen o mejorar tu técnica. ¡OJO! Esto no quiere decir que no puedas dedicar algún fin de semana a hacer otro tipo de escalada y sin ningún objetivo de rendimiento. ¡No te olvides también de la parte lúdica de este deporte! Otro aspecto importante para conseguir mantener la motivación temporada tras temporada. Simplemente, ten en cuenta que si tu objetivo es mejorar, tienes que seguir un plan.

2.- TEN UN PROYECTO

Es importante tener un proyecto que te exija dedicarle un tiempo y te ayude a no perder la motivación, ya que te hará entrenar semana tras semana y tener ganas de salir el fin de semana para poder encadenarlo. Cuando me refiero a proyecto, quiero decirte una vía o bloque que te cueste varios días encadenarla, si la encadenas en el día o en dos días en 3-4 pegues, eso no es un proyecto, simplemente es una vía que te ha costado un poco.

Recuerda que si dispones de poco tiempo es más lógico elegir proyectos cortos para viajes cortos y vías o bloque que se te den bien, además de que sean proyectos realistas. Si se te dan bien las rutas largas, te gustan mucho y quieres tener alguna de proyecto, adelante. Pero recuerda que aunque las vías largas puedan tener movimientos más fáciles, la mayoría de los escaladores las encuentran más estresantes para encadenar. Es frustrante fallar en el decimoquinto chapaje después de estar escalando durante 45 minutos. Por lo tanto, puede ser más interesante guardarte esos proyectos de resistencia para viajes largos o sectores locales.

3.- PSICOLOGÍA

Si vas a ponerte a grita en el sector cuando las cosas no salen como quieres el segundo o tercer día, entonces no tiene sentido seguir leyendo. Recuerda, Chris Sharma puede mantenerse relajado y positivo en su 50º día en una vía. ¡Seguro que puedes gestionarlo por menos de la mitad de ese tiempo! La clave es ni siquiera cuestionar o notar la cantidad de intentos o días. Quizás tu proyecto te lleve cinco días o quizás 50. ¿A quién le importa? Tómate cada intento como un aprendizaje y aprovecha para grabarte, memorizar la vía, visualizarla, tomar notas, etc.

Otro aspecto importante que tienes que aprender a gestionar es la alimentación, el descanso y el trabajo. Todo esto mal gestionado puede provocar que no consigas tus objetivos, te lesiones o entre en fatiga.

La fatiga se puede originar por falta de sustratos, por acumulación de productos del metabolismo energético o por un largo periodo demandante de actividad cognitiva si nos referimos a la fatiga mental.

Normalmente nos obsesionamos con la fatiga central y periférica y le quitamos importancia a controlar la fatiga mental. En esta última, el proceso ocurre a nivel cognitivo con diferentes alteraciones a nivel de la práctica deportiva, como por ejemplo:

1.- Deterioro de las habilidades técnico-tácticas

2.- Disminución de las capacidades de contracción

3.- Otros

Si tienes mucho trabajo, no duermes bien y no eres capaz de “desconectar” da igual lo bien que te alimentes y lo bien que planifiques tu entrenamiento. Si no eres capaz de controlar esto, es posible que tu rendimiento en la roca se vea afectado o incluso aumente la probabilidad de lesión.

CONCLUSIÓN

Tener un trabajo a jornada completa y ser un escalador fuerte es compatible, pero es algo que requiere disciplina, voluntad y hacer las cosas bien. Recuerda, si tienes poca disponibilidad, no puedes perder el tiempo, todo el tiempo que inviertas en entrenar tiene que ser con «cabeza». Por lo tanto, es importante que:

  1. Tengas un plan.
  2. Tengas un proyecto.
  3. Controles todas las variables que pueden afectar a tu rendimiento.

¿Te ha parecido interesante este artículo o tienes alguna duda? 

Ahora puedes compartirlo con quien creas que pueda ayudarle o preguntarme lo que necesites. 

¡Si este post te ha sido útil, comenta y comparte con tu compañero de escalada!