Nuestra primera tapia después de 6 meses de invierno encerrados en Madrid por confinamiento. A mi, personalmente me hubiera venido mejor una toma de contacto algo más tranquila ?. Pero por suerte Mario resolvió los largos más duros.

Para ser Montrebei y tener la fama que tiene: «aventura, roca rota y exposición» es una vía muy recomendable, que salvo algún tramo, la roca es muy buena, aproximación muy corta y con reuniones equipadas, pero que requiere tener una gran experiencia en la colocación de material de autoprotección y saber escalar en pared.

Croquis «Desequilibrio Hormonal» 240m 6b+ (6a oblig). Montrebei, pared de Catalunya.

Croquis «Desequilibrio Hormonal» 240m 6b+ (6a oblig). Montrebei, pared de Catalunya.

UBICACION Y MATERIAL

Hay que dejar el coche en la pradera de Sant Llorenç, (ubicación pinchando en este enlace). La pista que baja es muy mala y poco recomendable salvo que tengas un vehículo con unos bajos altos. Desde la pradera hasta la base de la pared se tarda aproximadamente media hora. Hay que seguir un sendero que parte del extremo izquierdo del prado, llegar hasta debajo de la vía y por una canal pequeña de piedras subir intuyendo el camino hacia la vía. Rodear un pedestal por su izquierda y llegaremos hasta la base de la vía.

Material necesario: un juego completo de friends incluyendo micros y repetir el 1 el 2, el 0,5 y el 4 y 16 cintas si se empalma el L2 Y L3.

Orientación: SO, sombra por la mañana.

Mario buscando la vía, al fondo la pared de Aragón y a la derecha la pared de Catalunya. (Foto del sendero que sube desde a pradera).

Ya se puede apreciar mejor el itinerario.

L1: 40m 6b+

Comienza por un largo fácil de IV+, como referencia hay un árbol, pasado el árbol comienza el diedro de 6b+, donde puedes proteger algún parabolt y clavo, el resto se protege a la perfección. Justo cuando acaba la fisura veremos la reunión a su derecha, hay 2 clavos y un parabolt.

Inicio del L1  de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

Mario empezando el L1 de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

Alejandro Padilla en el L1 de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

L2 + L3: 60m 6a+

Flanquear por su derecha el techo con un paso de 6A+, que se protege muy bien, algo raro ya que las manos están un poco pulidas por dentro, después seguir recto por unas fisuras V+. Se pueden empalmar el L2 el L3 dejándote en la base del diedro rojo. Es recomendable repetir el friend del 4 para la fisura final, yo iba sólo con uno y tuve que arrastrarlo.

Mario llegando a la base del diedro rojo de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

Mario llegando a la base del diedro rojo de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

Mario llegando a la base del diedro rojo de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

L4 6B 40m

Otro gran largo trabajoso, empieza con una doble fisura hasta que se juntan y forman una mas grande, buena protección, aquí es mejor dejarse los friends grandes para esta ancha fisura, una vez estemos casi arriba, hay que ir con mucho tiento ya que hay un gran bloque sospechoso.

Alejandro Padilla en el L4, el diedro rojo de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

L5: 6b 50m

Comienza con una placa rasgada con una fina fisura, protegida con parabolts, después ir a izquierda para encontrar una fisura con un paso de 6A+, que seguiremos hasta llegar a un pequeño diedro de V+, que nos deposita sobre una pequeña cuevita con una sabina.

L6: 6a 50m

Quizás el largo más expuesto y peligroso. Comienza en travesía hacia la derecha hasta un clavo, de aquí seguimos recto hacia arriba por una placa de 6a+ muy difícil de proteger, de micro friends y mal emplazados, hasta llegar a una especie de vira, continuamos en travesía a izquierdas. Al inicio de la travesía en una fisura podemos chapar un fisurero y un friend del 4 abandonados, después seguimos en travesía a izquierdas sin posibilidad de proteger nada de nuevo hasta llegar a un clavo, después paso de 6a y seguir hasta arriba con unos pasos de V+.

 

 

Mario Nevado y Alejadro Padilla en la cumbre de «Desequilibrio Hormonal» Montrebei.

Las vistas desde arriba son impresionantes.

DESCENSO

Al llegar arriba, seguir una senda a derechas hasta llegar a encontrar un gran hito, de ahí sale otra senda marcada con hitos hacia abajo, para ir destrepando algún tramo de canal fácil. No hay pérdida hasta la pradera.