Mario tenía ganas de realizar esta vía desde la semana anterior que estuvimos en Galayos. Mientras escalabamos en la Punta María Luisa vio a una cordada subiendo a la Torre Rosblanc por una línea muy llamativa. Así que durante la semana buscó información y el fin de semana siguiente ya estabamos de vuelta en el Galayar para hacer la «Oeste a la Aguja Negra» 300m, V+ e «Y las lentejas si te dejan» 220m, 6a+.

La vía fue abierta por Gabriel Martín y Chema Mancebo en el 2005, y se sale de la lógica de la gran mayoría de las vías del Galayar por el equipamiento de las reuniones y los parabolts en el largo de placa. Aún así, no es para nada una vía comercial y las pocas repeticiones de esta línea hacen que tengas que ir con ojo a la hora de colocar los pies para no pisar musgo.

Quitando esto, la vía es espectacular ya que lo tiene todo, combina diedros, con placas, chimeneas y un último largo de fisura/off-width. Se encuentra justo en medio de la vía «encantos de mujer» y «papa nui». El croquis está trazado sobre el croquis de «encantos de mujer» del blog https://misterroresfavoritos.blogspot.com/2013/07/galayos-torre-rosblanc-via-encantos-de.html. De todas formas, recomiendo seguir el croquis original del aperturista ya que se lee mucho mejor, lo dejo a continuación.

Para acceder a la vía hay que subir por la Canal de los Cobardes hasta un diedro característico que da inicio a la vía.

Mario en el diedro del primer largo.
Empezando el segundo largo, a la izquierda la chimenea por la que hay que pasar.
Mario llegando a la R2.
Empezando el tercer largo de placa.
Mario remontando el cuarto largo, ambientazo.
Llegando a la R5.
Observando el último largo de fisura que nos queda.
Mario en la mitad del último largo.
Mario llegando al final de la fisura.

Para proteger el último largo con un 5 y dos 4 es suficiente, ya que a mitad del largo tienes un clavo. Al contrario de lo que dice el croquis original; «fisura de manos y puños, disfrutona», a mi me pareció casi un off-width ya que vas con una pierna por dentro y empotrando el codo y con la pierna que va por fuera vas pisando garbancitos muy buenos pero que cuesta verlos, quizás la parte más dura sea el final donde se ensancha, al principio es estrecha y vas cómodo empotrando el puño.

En fin, una vía cinco estrellas y lejos de las aglomeraciones!